La Charca

By: Daniel de Diego Barrios - Sara Enriquez Legarra

La Charca es un pabellón y un espacio de juego. Un lugar para que los ciudadanos se encuentren y diviertan de manera segura. En La Charca, una pequeña laguna de geometría cuadrangular, el pabellón surge de la vegetación, una suma de distintas plantas -cañas, juncos, papiros- que conforman un cierre generando un vacío circular que se descentra dentro de un cuadrado, generando tensión y permitiendo la existencia de dos entradas.

El usuario una vez en el interior, percibe el pabellón, el espacio que lo envuelve y acoge, gracias al cierre vegetal. Las distintas piedras dispuestas en el interior permiten que podemos pasar de una a otra, a través de unos pequeños cilindros de hormigón, recorriendo el vacío de La Charca o quedarnos en una para observar el reflejo del agua o conversar con otra persona, separaras entre sí por el agua o las plantas.

La Charca resume la idea de urbanismo que tenemos: un espacio en que la vegetación ayude a generar espacios de relación y juego agradables, entendiendo el espacio público no solo como un espacio de paso sino, por encima de todo, de socialización.

El empleo de vegetación ayuda a crear espacios urbanos más sostenibles y microclimas. La dimensión de La Charca es de 100 m2, con una base cuadrada realizada con chapa metálica negra con un borde perimetral, también metálico, de 30 cm de altura que contiene el agua.

Las dimensiones de las piedras y los cilindros de hormigón son de 50 cm y 20 cm de diámetro, respectivamente. Estas medidas están pensadas para que en los únicos elementos en los que se puede estar estático sean las piedras, y solamente una persona por piedra, manteniéndose separadas entre sí por una distancia física segura de 1,50 metros.

About the author

This site uses cookies

This site uses cookies to provide you with a great user experience. By using the Selected Inspiration platform you agree with our use of cookies.