UNDEFINED LAB

By: Juanmi Márquez

Undefined LabNunca hemos estado muy conscientes de la forma de la muerte; si es objeto o sujeto, un círculo o un cuadrado, qué música escucha, qué pesadillas la atormentan. Sí sabemos que la muerte cree en la democracia y que come personas, plantas, animales y volcanes de desayuno.

También sabemos que hay que tenerle fe y prestarle nuestros respetos; y si estás transitando en una tierra que alguna vez ha sido tocada por la dictadura, sabes que a los desaparecidos se les habla con un tono de particular gravedad: son ellos los que han encontrado a la muerte pero no lo hablaron con nadie más, se guardaron el secreto para sí mismos, en el borde de papeles quemados y notariados que alguna vez estuvieron en escritorios de funcionarios malvados.

Sabemos que la muerte todo lo abarca, y que cuando decide engullirse a alguien, es como si nos devorara a todos por igual. “Ninguna persona es una isla” escribió John Donne alguna vez, hablando de ella como si fuera un objeto de tacto de terciopelo, “la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”.

Shakespeare también escribió de la muerte. La describió tantas veces, que empezó a fungirla en sus narrativas de amor y poder. Shakespeare sí le dio forma, un gusano blanco que come carne podrida; y también le dio propósito: ser un puente entre lo que tenemos y lo que queremos; acechar las pesadillas de todos los que nos quedamos atrás, en el mundo de los vivos.

Es por eso que Undefined Lab se mantiene como una obra abierta, no precisa, sin intenciones de traer orden al caos, revuelta, oscura y luminosa al mismo tiempo. Es por eso que hace uso del cuerpo, del espacio, de la luz, de los pliegues de la tela, de un tiempo inextricable en donde se cuelan el pasado y el futuro.

Pero principalmente, el proyecto ofrece algo poético y estable al mismo tiempo: la voz de varios creadores que se enfrentaron a aprender de sí mismos y de las disciplinas del otro.

¿Qué mejor forma de honrar a la muerte, que otorgarle un pedacito de lo que todos hicimos mientras disfrutábamos de la vida?Undefined Lab es una pieza que busca apelar a la filosofía y a los sentidos.

Nos lleva a pensar la muerte, pero también a sentirla. A tenerla un poquito más cerca, sin temor a que su proximidad nos quite algo que amamos. Acá ella se muestra como lo que queremos pensar que es: un ser confuso con forma de puente de columnas profundas; un soplo de aire con sabor a último pedazo de tarta en un plato de porcelana; manos de dedos extensos y uñas de cuchillos; una mirada penetrante; una voz que te habla mientras sueñas; un pedazo de tela que se dobla encima de tu cuerpo hasta dejarte desnudo; dos piernas que se mantienen enraizadas a la tierra; el sonido de tu amante cuando le hace el amor a alguien más; el azul del mar cuando lo piensas desde la nieve; la textura de unas lágrimas de café que te ayudan a olvidar que cuando eras niño querías cantar en campos de amapolas.

Porque la muerte, igual que el infierno, son los otros, pero también soy yo. Texto curatorial por Gabriela Mesones Rojo

About the author

This site uses cookies

This site uses cookies to provide you with a great user experience. By using the Selected Inspiration platform you agree with our use of cookies.