Bodega Magalarte Zamudio

By: Sirope

Resumen caso:Magalarte Zamudio es una bodega heredera de una tradición centenaria de elaboración de txakoli en Bizkaia. Tiene una principal competidora, Magalarte Lezama que también comparte sus orígenes, al igual que parcialmente el nombre de la bodega y el de su vino emblemático.

Resultaba por lo tanto fundamental diferenciarse por los evidentes problemas que surgían de la confusión entre las dos bodegas. Por ello desde Sirope hemos desarrollado su nueva imagen corporativa, la aplicación en todos los elementos de la bodega, el diseño del packaging del vino, el naming de una nueva referencia, el desarrollo de un plan de comunicación estratégico, la creación de perfiles sociales y la generación de contenido en ellas.

Eso ha supuesto un reposicionamiento entre las bodegas top de Bizkaia y un conocimiento de marca mucho más importante por parte del público objetivo. Situación de partida:Hay por lo tanto en Bizkaia, separadas por apenas unos kilómetros, dos bodegas que comparten el nombre Magalarte, misma gama de productos y mismos recursos gráficos (hasta nuestra intervención).

Eran muy poco diferenciables, lo que generaba confusión entre clientes y el público en general. Magalarte Zamudio no tenía además presencia en redes sociales ni internet. Solo dos vinos: uno con el nombre de la bodega y otro proveniente de la compra de la marca a un tercero.

No había comunicación de ningún tipo con el público objetivo, por lo que surgían problemas a la hora de relacionar la pertenencia de los dos vinos a una misma bodega. Resultaba un reto dar la vuelta a la situación porque no querían desprenderse del naming de la marca.

Además, la situación del txakoli en Bizkaia está en una encrucijada, donde ciertas bodegas empiezan a despuntar por cambios de diseño y maneras de comunicar. Objetivos de la estrategia:Por un lado reforzar la personalidad propia de la bodega, permitiendo que pueda diferenciarse del competidor más cercano.

Un objetivo fundamental para ella era renovar la esencia de la tradición como elemento diferenciador. Un objetivo fundamental era el aumento de la producción, el aumento de botellas envasadas y por lo tanto el consiguiente aumento de las cifras de ventas.

Para conseguir ese aumento un objetivo operacional era la adquisición de nuevos clientes. Un tercer objetivo más residual es aumentar la venta de servicios asociados ofrecidos, como visitas a la bodega, catas o eventos.

Planteamiento estratégico y plan de acción:Una primera etapa ha consistido en crear unos canales de comunicación para después dar a conocer el cambio de marca: creación de una página web temporal a modo de landing page, creación de perfiles en Facebook e Instagram.

Una segunda etapa en el plan de acciones ha sido la generación de contenido propio, tanto visual como escrito para aumentar el público objetivo y lograr convertir más personas en clientes.

En tercer lugar se ha llevado a cabo la labor más complicada y costosa: el desarrollo de una nueva imagen corporativa para la bodega. A la par, se ha desarrollo del packaging de las 4 referencias (dos nuevas).

Se ha llevado a cabo también el diseño de todos los elementos necesarios para la bodega, así como un manual de marca. Finalmente se ha llevado a cabo un evento de presentación de los vinos y de la nueva imagen.

Resultado e hitos conseguidos:Con esta estrategia de comunicación y esas estrategias de marketing, Magalarte Zamudio ha podido ser la segunda bodega de Bizkaia con más seguidores (y en camino de ser la primera).

Se ha generado una imagen de marca potente y que ahora es reconocible. Se ha llegado a nuevos segmentos de clientes, a los que antes no se les podía captar. Un cambio significativo ha sido el aumento de las visitas a la bodega, así como la inserción en grandes superficies los vinos más populares.

About the author

This site uses cookies

This site uses cookies to provide you with a great user experience. By using the Selected Inspiration platform you agree with our use of cookies.